UN BLOQUEO QUE ES UN FRACASO

La principal cuestión política que tiene enfrente Pedro Sánchez no es otra que encontrar una salida democrática y acordada sobre el futuro político de Catalunya. Es más, la trayectoria política de Sánchez y su éxito o fracaso como gobernante va estar directamente vinculado a Catalunya

Cuando escribo estas líneas la investidura de Pedro Sánchez parece incierta. Las negociaciones abiertas con Unidas Podemos están bloqueadas, el diálogo a fondo con los partidos catalanes y vascos soberanistas, que son imprescindibles en una mayoría de progreso, no está en la agenda y las apelaciones a la “responsabilidad“ de los partidos de la derecha han caído en saco roto. En el horizonte se cierne la amenaza de una nueva repetición electoral. Mientras el sistema de partidos parece entrar en modo de bucle, la ciudadanía asiste, entre indiferente e irritada, al bloqueo institucional. Vamos a ver qué ocurre, pero es muy evidente que unas nuevas elecciones a Cortes Generales, las cuartas desde finales de 2015, serian un nuevo fracaso de nuestro sistema de partidos. La desafección estaría, de nuevo, más que justificada.

En este escenario de bloqueo hay quienes focalizan el origen de los problemas y las dificultades en las previsiones constitucionales sobre la investidura y apuntan a la necesidad de la reforma constitucional para garantizar la gobernabilidad. Otros opinan que estamos frente a un problema de “cultura política” que impide que los pactos o las coaliciones de gobierno, comunes en el resto de las democracias avanzadas del Viejo Continente, empiecen a implementarse en España.

Quizás sea necesaria la reforma del articulo 99 de la Constitución y que el modelo del País Vasco de la investidura del ‘lehendakari’ tenga sentido implementarlo para el proceso de investidura del presidente del Gobierno. Y seguro que hay problemas en la cultura política de un sistema institucional poco avezado, en el nivel estatal, para la cohabitación entre fuerzas políticas que compiten por un mismo espacio electoral. Seguro que todo ello es cierto, pero tengo la impresión de que los problemas son más de fondo y todos se resumen en una misma idea: la ausencia de un proyecto pensado para una inmensa mayoría de la sociedad que sepa encontrar respuestas a los desafíos políticos, económicos, sociales, culturales, tecnológicos y ambientales que afronta el Estado español. Y en el centro de esa ausencia de proyecto está la cuestión catalana, que gravita en torno a cualquier posible alianza gubernamental. El peso demográfico, político, económico y cultural de Catalunya es demasiado grande para pretender gobernar España ignorando la cuestión catalana o simplemente “conteniendo” las demandas de esa sociedad. No puede haber proyecto para España sin encontrar una salida democrática a las demandas catalanas de reconocimiento nacional y poder político. Rajoy lo sabe bien. Y el presidente Sánchez debería saberlo. De momento, las ondas expansivas del tema catalán continúan expandiéndose. La ultima crisis de Ciudadanos es su enésima expresión.

La principal cuestión política que tiene enfrente Pedro Sánchez no es otra que encontrar una salida democrática y acordada sobre el futuro político de Catalunya. Es más, la trayectoria política de Sánchez y su éxito o fracaso como gobernante va estar directamente vinculado a Catalunya. Es normal que sea así. La dimensión de la crisis institucional y democrática es enorme. Los costes para la democracia española del “quietismo” y del traspaso a los jueces del gobierno del conflicto entre el Estado y las instituciones catalanas han sido y son  altos. La democracia española ha pagado un costoso precio para garantizar la unidad de España. Y la recuperación de la calidad de la democracia en España va a continuar vinculada a la cuestión catalana. Sólo un acuerdo entre el Estado y Catalunya, refrendado por los catalanes, y la libertad de los presos políticos y el fin del exilio, van a demostrar que la fortaleza de la democracia española en Catalunya no depende de la fuerza del Estado, sino de la convicción de la mayoría de la sociedad catalana de la legitimidad democrática del sistema institucional.

La investidura también va de eso, sobre todo.

Article publicat originalment a El Siglo de Europa

NOSALTRES I ELLS

El 23 de març del 2007 el president Bill Clinton formulà un esplèndid elogi a la figura de Martin McGuinness durant el funeral d’aquest líder irlandès. McGuinness fou un dels homes carismàtics de l’IRA  i del Sinn Féin, peça clau en els acords de pau de Divendres Sant, que suposaren el final del conflicte a Irlanda del Nord, i ministre d’Educació del primer Govern […]

Llegeix-ne més

ELECCIÓN DIRECTA A LOS ALCALDES

El sistema a doble vuelta tiene la virtud de que refuerza la legitimidad democrática de los alcaldes por la vía de la necesidad de alcanzar grandes mayorías para acceder a la alcaldía De nuevo los pactos para elegir las alcaldías se han resuelto con imágenes insólitas y sorprendentes que han dejado perpleja a la opinión […]

Llegeix-ne més

EL EUROPEÍSMO, MÁS QUE NUNCA

El voto popular en los 28 Estados determina una composición del Parlamento orientada en un sentido u otro y ello impacta en el sesgo de las directivas fundamentales que se aprobarán en los próximos años. Se trata, pues, de unas elecciones determinantes también por sus consecuencias en la vida concreta de los ciudadanos Cuando escribo […]

Llegeix-ne més

UNA NUEVA OPORTUNIDAD

En Catalunya, el resultado avala claramente dos ideas: el movimiento independentista en su conjunto goza de buena salud y de una fortaleza electoral evidente, y que los electores catalanes han premiado las apuestas pragmáticas que defienden el diálogo sin límites Para quienes defendemos el progreso, una cierta idea de Europa y el diálogo político como […]

Llegeix-ne més

UTILIDAD Y EFICACIA EN TIEMPOS DE PLURIPARTIDISMO

Con frecuencia, los independentistas más entusiastas me han preguntado “¿cómo es que sigues todavía en Madrid?”. Otros han defendido que en Madrid no podemos ir a hacer lo mismo de siempre, reprobando así la política, pragmática, posibilista y con vocación de ser útil, que el nacionalismo catalán practicó en la política española durante más de […]

Llegeix-ne més

EL FUTURO DEL EMPLEO EN PLATAFORMAS DIGITALES

La digitalización es un reto de presente y futuro, también, y especialmente, en el mundo del trabajo. El ordenamiento jurídico vigente es incapaz de dar respuesta a las nuevas realidades que emergen como resultado de las transformaciones que la digitalización supone. Nos encontramos ante la necesidad de dar un encaje jurídico a estas nuevas realidades […]

Llegeix-ne més

SE M’ESCAPA QUIN ÉS EL VALOR AFEGIT QUE APORTA LA CRIDA A LA POLÍTICA CATALANA

Es retirarà de la política Carles Campuzano després de no ser escollit per les llistes al Congrés dels Diputats? —És un punt i a part. És una trajectòria molt llarga de servei públic, començant a l’Ajuntament de la meva ciutat, Vilanova i la Geltrú (Garraf) i que acaba en aquest moment. Però quan algú està […]

Llegeix-ne més

LOS ESCENARIOS DE OCTUBRE DEl 2017 NO SON IMAGINABLES NI RECOMENDABLES HOY

Carles Campuzano (Barcelona, 1964) asume que ha sido apartado por sus ideas pero seguirá defendiéndolas tras el ciclo electoral. Anuncia que da un paso a un lado cara a la campaña de las generales y evita el reproche interno, mordiéndose la lengua, consciente de que la batalla no ha hecho más que empezar. -¿Qué le responde a los […]

Llegeix-ne més

EN EL SOBERANISMO FALTA CORAJE PARA DECEPCIONAR A LOS NUESTROS

Carles Campuzano (Barcelona, 1964) lleva 23 años negociando en el Congreso todo tipo de leyes con Gobiernos del PP y del PSOE. Representa como nadie el sector más pactista del soberanismo catalán. Fue decisivo para vencer la batalla contra Carles Puigdemont, que quería votar no en la moción de censura de junio de 2018. Pero ahora el expresident se ha […]

Llegeix-ne més

NI EL BLOQUEO NI EL NO A TODO SON EFICACES PARA EL SOBERANISMO

Carles Campuzano (Barcelona, 1964) ha sido diputado en el Congreso durante 23 años. Una larga etapa en la que como parlamentario de Convergència ha negociado con gobiernos tanto del PSOE como del PP. Simboliza el pactismo que encarnó el partido fundado por Jordi Pujol hasta que esta formación empezó a mutar. Un proceso que de […]

Llegeix-ne més