LAS QUERELLAS PENALES SON INJUSTAS Y UN ERROR POLÍTICO

El 1 de octubre, la violencia que horrorizó a Europa vino de las fuerzas de seguridad del Estado, no vino de quienes reivindicaban las urnas. Pretender imputar sedición y rebelión al pacifismo del movimiento soberanista catalán es una patada a la democracia

La judicialización penal de la demanda democrática de las instituciones  y de buena parte  de la sociedad catalana ha sido un error colosal del Gobierno de Rajoy; un error que ha tenido el apoyo entusiasta de Ciudadanos, que ha actuado como ariete del españolismo, y de un Pedro Sánchez, de bajo perfil , que ha brindado también su sostén a esa opción gubernamental.

De entrada, las querellas penales han sido un acto injusto y desproporcionado. Injusto en la medida que las decisiones políticas que tomaron los miembros del Govern de Catalunya, los líderes de los partidos soberanistas, los alcaldes catalanes y los responsables de las organizaciones municipalistas respondían, durante estos últimos meses, al mandato democrático surgido de las urnas en septiembre de 2015. En las elecciones de 2015, la coalición ganadora (Junts pel Sí) concurrió con un programa independentista bien transparente. Y se propuso aplicarlo. Podemos discutir y valorar si el resultado electoral legitimó de manera suficiente ese programa electoral. Soy de la opinión de que no, en la línea de lo expresado por el cabeza de lista de la CUP, Antonio Baños, en la misma  noche electoral de septiembre del 15. Hubo un mal cálculo de las propias fuerzas y una no asunción de determinados límites de la vida democrática de una sociedad plural. Pero de ahí a organizar una ofensiva penal que buscaba descabezar al grupo dirigente soberanista, sembrar el temor en las filas independentistas y escarmentar a cualquiera que pretendiese efectivamente alcanzar la independencia de Catalunya, hay un trecho que marca la diferencia entre un Estado con cultura democrática que tiene capacidad de ofrecer soluciones y salidas políticas a las demandas aparentemente imposibles de amplios sectores sociales, y un Estado que no ha dejado de superar la cultura autoritaria del franquismo, la represión y la violencia. El Gobierno tenía alternativas. Por ejemplo, haber dejado que la jornada del 1 de octubre transcurriese con normalidad y en paz, como ya había ocurrido el 9-N, también con más de dos millones de votantes; o, por ejemplo, abriendo la mesa de diálogo que más pronto que tarde deberá abrir.

También la opción de las querellas fue desproporcionada, efectivamente, por las imputaciones de los actos de sedición y rebelión, con todo lo que ello implica y, específicamente, sus consecuencias penales. Voces autorizadas no precisamente del campo independentista han cuestionado esta imputación. La última voz que ha sembrado dudas sobre las imputaciones de rebelión ha sido la de Felipe González. En 1995, cuando se reformuló el tipo penal de rebelión, el ponente de la reforma del Código Penal por el PSOE, Diego López Garrido, ya apuntó en esa dirección. Y es que ese tipo penal exige la existencia de violencia y si alguna característica define el movimiento soberanista catalán, a sus dirigentes, a sus bases y a sus actuaciones concretas es el pacifismo y la no violencia. Cualquier observador neutral lo ha podido acreditar durante estos años. El 1 de octubre, la violencia que horrorizó a Europa vino de las fuerzas de seguridad del Estado, no vino de quienes reivindicaban las urnas. Pretender imputar sedición y rebelión al pacifismo del movimiento soberanista catalán es una patada a la democracia. Las ideas se combaten con ideas y no con represión.

Pero la desproporción  y la injusticia también tienen que ver con las decisiones tomadas de ingreso y mantenimiento en prisión provisional para Jordi Sánchez, Jordi Cuixart, el vicepresident Junqueras y el conseller Forn. Las dudas sobre el respeto a derechos fundamentales en las decisiones adoptadas para encarcelarlos  y mantenerlos  en prisión son demasiado evidentes para pensar que no van a acabar en un severo rapapolvo a la democracia española; por ello, habrá que ver en su momento qué dictamina el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Como han apuntado diversos juristas, es evidente que las restricciones al ejercicio de sus derechos como diputados también lesionan los derechos de sus electores a ser representados por estos  diputados.

La suma de todo es un colosal despropósito, que además no ha resuelto nada y que ha enconado todavía más, si cabe, el conflicto político.

Publicat originalment a El Siglo de Europa

EL FUTURO DEL SISTEMA PÚBLICO DE PENSIONES

Participo al Sabadell Forum “El futuro del sistema público de pensiones”

Llegeix-ne més

LA DISCAPACITAT, UN REPTE PENDENT

Malgrat un esforç considerable des de fa anys, tant de la iniciativa social com dels poders públics, les taxes d’ocupació de les persones amb discapacitat son inacceptables. Lluny de la normalitat, la menor oportunitat per a trobar una feina continua sent la norma per a una persona amb discapacitat. La taxa d’activitat de les persones […]

Llegeix-ne més

EL CÓDIGO PENAL COMO VENGANZA

Cuando el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, acusó a los miembros del Govern y la Mesa del Parlament del delito de rebelión debemos denunciar que aquél ha prevaricado de manera manifiesta, al mismo tiempo que recordamos que ese mismo fiscal general fue reprobado  por el Pleno del Congreso de los Diputados Utilizar la […]

Llegeix-ne més

APLICAR EL 155 ES UN ERROR COLOSAL

La suspensión del autogobierno de Catalunya, que es la consecuencia práctica de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que nadie se engañe, es la definitiva renuncia del Gobierno Rajoy a buscar una vía política ante la cuestión catalana Activar el artículo 155 de la Constitución no es un recurso para “restablecer la legalidad” como […]

Llegeix-ne més

ADIÓS A LA POLÍTICA

La puesta en marcha del artículo 155 de la Constitución es un error mayúsculo y de consecuencias imprevisibles. Y es un error, fundamentalmente, porque supone renunciar a buscar una solución política dialogada y acordada a la cuestión política más grave que tiene planteado el Estado español desde la reinstauración de la democracia, después de la […]

Llegeix-ne més

CATALUNYA HABRÁ GANADO

Las heridas provocadas por el Gobierno son profundas. En cualquier escenario de futuro, el mal hecho es enorme y tardará en cicatrizar Cuando escribo estas líneas no sabemos exactamente qué habrá ocurrido durante la jornada del 1 de Octubre. Sabemos aquello que deseamos la inmensa mayoría de los catalanes: que los ciudadanos hayan podido acudir […]

Llegeix-ne més

“Pedir cumplir la ley sólo sirve para agravar la situación”

Carles Campuzano (Barcelona, 1964) empieza a ser uno de los diputados que mejor conoce el Congreso de los Diputados, pero piensa que tiene los días contados en la cámara. Adquirió su condición de parlamentario en marzo de 1996 y nunca había sido portavoz de su grupo hasta hace menos de seis meses. Utiliza algunas frases que […]

Llegeix-ne més

Espero que el Gobierno no agrave más la situación

Barcelona y Madrid son los principales escenarios de este tenso pulso que se vive por el 1-O. Y entre las dos ciudades vive y desarrolla su actividad política Carles Campuzano. Es el portavoz del PDeCAT en el Congreso de los Diputados desde la inhabilitación de Francesc Homs. Una de las principales voces del independentismo en el Hemiciclo. Son días […]

Llegeix-ne més

DE ESOS POLVOS, ESTOS LODOS. DESPRESTIGIAR A LA SOCIEDAD CATALANA NO ES GOBERNAR

De los polvos de la inacción política del Gobierno del PP, de las campañas de desprestigio de la operación Cataluña  y de la respuesta basada en el Código Penal y el Tribunal Constitucional, han llegado estos lodos Hace siete años iniciaba mi colaboración con la revista El Siglo con un artículo que empezaba con la siguiente […]

Llegeix-ne més

CRÓNICA DE UN CONFLICTO ANUNCIADO

Difícilmente nadie medianamente informado puede sorprenderse de los acontecimientos que estos días están ocurriendo en Cataluña. Hace ya más de siete años que el president Montillaadvertía del riesgo de desafección de la sociedad catalana con la idea de España. Eran los años posteriores a la campaña del PP contra el Estatuto de Autonomía promovido por el president Maragall, acordado […]

Llegeix-ne més